Roma, la ciudad eterna

Roma me pareció fascinante. Cada iglesia, con sus impresionantes construcciones, los monumentos que conservan tanta historia de importantísimo valor, sus plazas y las increíbles fuentes, todo me resulto completamente maravilloso, aunque esas no fueron solo las cosas que me deslumbraron.

Como ayer hacía hincapié en todo lo que genera el acento francés, sostengo algo muy parecido con los italianos. Su forma tan elegante y glamourosa de vestirse, que acompañan con su acento tan especial, los hace aún más interesantes, románticos y sensuales.

Roma, me dejo una sensación única, y disfrute al máximo mi estadía ahí, a pesar del agobiante calor que hacía. Caminar de un lado a otro por esas calles preciosas, donde siempre encontraba algún detalle que me tenía encantada un rato largo, y me llevaba a seguir descubriendo esta cálida y hermosa ciudad.

No me esperaba tanta amabilidad por parte de los italianos, pero debo reconocer que me sorprendieron totalmente. De hecho, me llevo una impresión totalmente agradable y dulce.

Siempre se habla del gran nivel de la gastronomía italiana, es por eso que había ido con la vara muy alta. Pero por suerte, lograron superarla. Sus pizzas, pastas y helados son realmente un lujo. Como también lo son todos sus barcitos, cafés y restaurantes, con estilos diferentes, pero todos muy hermosos.

Roma, como todos los lugares que vengo nombrando en el blog, logró quedarse con una parte de mí. No veo la hora de hacer una segunda visita, me encantaría conocer en mayor profundidad su cultura, y la gran historia que contiene esta maravillosa ciudad.

Les dejo recomendaciones de un blog muy interesante:

La Fontana di Trevi: Después de unos cuantos años en los que únicamente se podía ver entre andamios por las obras de restauración, a día de hoy podemos decir que la Fontana di Trevi luce ahora en su máximo esplendor. Dicen de ella que es la fuente más bonita del mundo y aunque nosotros no confirmaremos ni negaremos, lo que sí tenemos claro es que uno de los lugares que visitar en Roma imprescindibles. A pesar de que normalmente siempre a rebosar de turistas, si vas a primera hora de la mañana o a altas horas de la noche, podrás sacar buenas fotos y disfrutarla con más tranquilidad, aunque también debemos considerar que verla rodeada de gente forma también parte de su atractivo. Por cierto, no olvides de tirar una moneda si quieres volver a Roma.

El Coliseo de Roma: es el monumento más espectacular y conocido de la ciudad y uno de los más visitados del mundo. Ver y entrar en este increíble lugar es retroceder 2000 años, a una de las épocas de máxima esplendor del Imperio Romano. Antaño servía como distracción al pueblo de Roma, antiguamente se llamaba Anfiteatro Flavio y se realizaban todo tipo de peleas de gladiadores, ejecuciones…y a día de hoy es una de las atracciones turísticas más visitadas y que como no podía ser de otra forma, no puedes perderte en Roma.

Para visitarlo debes tener en cuenta las grandes colas que se forman en la entrada, sobre todo los fines de semana o días festivos. Una buena opción para no perder tiempo es reservar la visita guiada por el Coliseo, Foro y Palatino con guía en español con la que podrás saltarte las colas además de conocer de primera mano la historia y multitud de curiosidades. El Coliseo abre todos los días a las 8:30 de la mañana y la hora del cierre es a las 16:30 en invierno y a las 19:30 en verano.

Piazza Navona: es una de las plazas más bonitas y uno de los lugares que visitar en Roma más imprescindibles. En esta gran plaza destacan sus tres fuentes barrocas: Fontana dei Quattro Fiumi, Fontana del Moro y la Fontana del Nettuno. Siempre bajo nuestra opinión, la fuente de los 4 ríos es la más espectacular representando los 4 ríos más famosos de aquella época: el Danubio, el Nilo, el Ganges y el Río de la Plata.

El Panteón de Agripa: es una de las mejores cosas que ver y hacer en Roma. Además, es el edificio mejor conservado del Imperio Romano, con una impresionante cúpula que se ha mantenido inalterable a lo largo de casi 2000 años en la que, en la parte más alta, hay una ventana circular que ilumina todo el edificio con luz natural. En el interior podrás encontrar la tumba de Rafael y una visión que te aseguramos, es totalmente adictiva. Prepárate para volver varias veces durante tu viaje ya que es uno de los lugares que ver en Roma imprescindibles.

La entrada es gratuita y abre de 8:30 a 19:30 horas todos los días, menos el domingo que cierra a las 18:00h.

El Foro Romano: es junto al Coliseo Romano, el lugar que más te trasladará a la antigua Roma, antaño centro de la vida social. En el Foro se encuentran muchos edificios y rincones que merece la pena recorrer con una visita guiada, si no quieres perderte mucha de su historia y curiosidades. A destacar la Vía Sacra, el Arco de Tito y el de Severo Séptimo, la Basílica de Majencio y Constantino, el Templo de Antonino y Faustina, el Templo de Cástor y Pólux…y paramos ya que seguiríamos durante meses y es que por si no te has dado cuenta, este es uno de nuestros lugares preferidos de Roma.

Para tener buenas vistas y una buena foto del Foro Romano te recomendamos acercarte hasta el Palatino y a la Plaza del Campidoglio, desde donde te aseguramos, se tienen unas perspectivas únicas. Los horarios de visita son iguales a los del Coliseo, todos los días a las 8:30 y el cierre varía según la época del año.

La Basílica de San Pedro en el Vaticano: es el templo más grande y importante del catolicismo. Sólo por ver la Piedad de Miguel Ángel o el Baldaquino de Bernini, ya merece la pena la entrada. Su cúpula también es impresionante y la subida a ella te permitirá tener unas impresionantes vistas de la Plaza San Marcos con toda Roma de fondo. Su visita junto a los Museos Vaticanos es uno de los mejores tours que puedes hacer en Roma. El horario de visita es de 7:00 a 18:30 horas y la subida a la cúpula de 8:00 a 17:30.

El Trastevere: es uno de los barrios más famosos y bonitos de la ciudad, repleto de rincones llenos de encanto, tiendas artesanales y tabernas con aire bohemio, y otro de los lugares que ver en Roma. Un paseo por la tarde, después de las visitas del día, para acabar la jornada cenando en algunos de los muchos buenos restaurantes, es uno de los imprescindibles de una visita a Roma. En el centro del barrio se encuentra la bonita Basílica de Santa María en Trastevere, otro de los lugares que no debes perderte.

Los Museos Vaticanos: tiene una de las colecciones más importantes del mundo, aunque nosotros destacaríamos sobre todo la Galería de mapas cartográficos, la Escalera de Bramante y las Estancias de Rafael. Aunque nada se puede comparar con la visita a la Capilla Sixtina de Miguel Ángel, La Creación de Adán y El Juicio Final pueden llevarte a tener una sobredosis de belleza. Para evitar las grandes colas puedes reservar una visita guiada por el Vaticano en español. El horario de apertura es de 9 a 6 de la tarde, y el domingo está cerrado menos el último de cada mes, en el que la entrada es gratuita.

El Castillo de Sant’Angelo: situado en la orilla del río Tíber se construyó como mausoleo para el emperador Adriano y es otro de los lugares que ver en Roma que no puedes perderte. La mejor foto del castillo la podrás hacer desde el bonito Puente de Sant’Angelo con sus bonitas estatuas a cada lado. Te recomendamos venir por la zona tanto de día como de noche, momento en el que la ciudad se ilumina y esta zona luce especialmente bella. Como curiosidad te diremos que hay un corredor que conecta el castillo con la Ciudad del Vaticano, para que, en caso de peligro, el Papa pudiese escapar. El horario de visita es de martes a domingo de las nueve de la mañana hasta las siete de la tarde.

El Mercado de Trajano: es lo que hoy en día se podría equiparar a un centro comercial. Construido por Apolodoro de Damasco, uno de los más grandes arquitectos de la historia por orden del emperador Trajano, pese que han pasado casi 2000 años de su construcción, se conserva bastante bien y es una de las cosas que visitar en Roma que recomendamos no te pierdas. El horario de visita es de martes a domingo de 9 de la mañana a 7 de la tarde.

Las Termas de Caracalla: fueron unos baños públicos de la Antigua Roma construidas por orden del emperador Caracalla. Destacan de entre el extenso complejo de ruinas, los grandes y bonitos fragmentos de mosaicos. Muchas de las esculturas que se encontraron están distribuidas por los museos de Italia y las grandes bañeras de mármol se usaron para construir algunas de las fuentes de Roma que aún se pueden ver a día de hoy. Aunque se encuentran un poco alejadas del centro, son de fácil acceso en metro o bus. Abren a las 9 de la mañana y cierran a las 18:30 menos los lunes que cierran a las 14:00.

Plaza España: es una de las plazas más populares de Roma, rodeada por algunas de las calles más famosas de compras como la Via dei Condotti. Además de las vistas que podrás tener desde las calles que la rodean no puedes perderte pasar un rato sentado en la escalinata de 135 peldaños, que llega hasta la iglesia de Trinità dei Monti, para disfrutar del buen ambiente de la plaza y como no, degustar un helado de alguna de las muchas heladerías que hay en la zona.

Catacumbas de San Calixto y Vía Appia: Hay muchas catacumbas en Roma, nosotros te recomendamos que no te pierdas ni las de San Calixto ni las del Vaticano, aunque en estas últimas hay que reservar con bastante tiempo. Las catacumbas son unas galerías subterráneas que se utilizaron como lugar de enterramiento. En el caso de Roma son enormes y podemos encontrar hasta 60 emplazamientos tanto dentro como a las afueras de la ciudad. Las visitas se realizan con guía ya que perderse en alguna de ellas podría ser bastante peligroso y poco recomendable.

Cerca de las Catacumbas de San Calixto también puedes visitar la Vía Appia Antica, una de las más importantes calzadas de la antigua Roma. El horario es de 9:00 a 12:00 y de 14:00 a 17:00. Miércoles cerrado.

Los Museos Capitolinos: Situados en la Plaza del Campidoglio, están formados por el Palacio de los Conservadores y el Palacio Nuevo unidos por una galería subterránea, la Galleria Lapidaria. Entre sus muchas famosas esculturas y pinturas podemos destacar la Venus Capitolina o la Loba Capitolina, la loba que amamantó a Rómulo y Remo, fundadores de Roma, de la que podrás encontrar una copia a un lado de la Plaza del Campidoglio. Los horarios de visita son de martes a domingo, de 9:30 a 19:30 horas.

El Monte Palatino: es una de las siete colinas de Roma y era uno de los lugares más importantes del Imperio Romano. Está situado entre el Circo Máximo y el Foro Romano, con unas vistas estupendas de este último. En el monte construían sus residencias la clase alta de Roma entre ellas el hogar del Emperador, el palacio Domus Flavia, donde todavía podemos ver partes del edificio.

La Basílica de San Pietro in Vincoli: se encuentra un poco escondida, fue construida en el siglo V para guardar una reliquia, las cadenas de San Pedro. La iglesia no está muy decorada y eso hace que destaque el mausoleo del Papa Julio II, un monumento hecho por el genio Miguel Ángel, en el que sobresale una gran estatua de Moisés. Otras basílicas importantes que puedes visitar en Roma son la de San Pablo Extramuros, la de San Juan de Letráno o la de Santa María la Mayor. La entrada es gratuita y se puede visitar todos los días entre las 8:00 y las 12:30 y de las 15:30 a las 18:00 horas.

Campo dei Fiori: es otra bonita y animada plaza de Roma en la que hay mucho ambiente tanto de día con su mercadillo como de noche con sus terrazas y bares. Es una de las plazas más populares de Roma sobre todo por el mercado que se celebra cada día por la mañana, menos el domingo, y que te recomendamos no te pierdas en tu visita a la ciudad. Allí podrás ver como los romanos van a comprar productos frescos o flores y también, al estar muy céntrica, multitud de turistas buscando algún souvenir original.

Monumento a Vittorio Emanuele II: Se terminó en 1911 y es difícil irse de Roma sin verlo. Situado en la bonita Piazza Venezia se construyó en honor a a Víctor Manuel II, el primer rey de Italia. El monumento es inmenso y sus 70 metros de altura le permiten tener un mirador panorámico con grandes vistas de la ciudad. Entre los ciudadanos de Roma no fue muy bien vista su construcción ya que destruyeron una de las colinas históricas y un barrio medieval y dentro de los muchos apodos que recibe, uno de ellos es “la máquina de escribir” por su peculiar forma. Los horarios para subir con el ascensor son de lunes a domingo de 9.30 a 19.30 horas.

Villa Borguese: Situado cerca de Plaza España encontramos el último sitio que visitar en Roma que os recomendamos. La Villa Borguese es un parque para relajarse y disfrutar de la mezcla de la naturaleza con el arte romano en forma de fuentes, monumentos o esculturas de grandes artistas. Dentro del parque encontrarás la Galería Borguese, con obras de pintores como Rafael, Tiziano Caravaggio o Rubens, que la convierten en uno de los museos más importantes del mundo. El horario de la Galería Borguese es de 9:00 a 19:00. Lunes cerrado.

Fuente- Viajeros Callejeros.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s